Buscar

Alma Carbajal – Writer

Autor Offcial Web Site

Etiqueta

silencio literario

#She…

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 

original

 

Ella extrañaba las charlas de café, la crítica excesiva y violenta de una buena o mala película, los abrazos espontáneos, los besos enfrascados en mil horas. Poco a poco las lágrimas fueron deslavando todo lo que al inicio fue algarabía y sorpresa. Las horas le fueron pesando en el cuerpo y ya no quiso ver a través de los reflejos del amor su nombre escrito con aliento y aire.

 

Rebusco entre todas las paginas húmedas de cada pesadilla y cuando quería restaurar el amanecer en la sonrisa de él, la mirada acusante, la molestia de una queja de tinta indeleble,  ofusco de una forma asfixiante todos los ademanes tiernos aún no nacidos, su mirada enamorada se tornó sombría, ella era toda confusión, la claridad del porqué, jamás salió a la luz se volvió al frágil ayuno de una tumba.

Ella tenía miedo dormir, porque sabía que por más que durmiera, nunca despertaría de la agonía soporífera que le escurría en las mejillas cada noche al acostarse. ¿Nada cambiaría?

 

Al final, le escribió en el chat:

  • Me duele pensar en ti cuando pienso románticamente. Ya no quiero ponerte en un lugar donde no quieres estar (mi corazón) Ya no quiero pensar en ti cuando miro un vestido de novia, o veo a una pareja de la mano por la calle poniendo besos tiernos en la frente del otro. Porque estoy cansada de dormirme todos los días con un nudo de dudas en la garganta, con un nudo de cosas que tenía que haberte contado en una de nuestras charlas de café. Nunca entendiste que el tiempo no es como el dinero, alcanza para todo, en especial cuando alguien necesita ser escuchado. Ya no quiero que estés ahí (mi alma).

 

Ella en un efecto mecánico  pulsó el botón, envió el mensaje; luego,  el viento le decoloro el llanto y no dudo de abrazar su tristeza hasta hacerla entrar en sus entrañas,  para no volver a tener esa sensación que considero absurda;  amor. Puso el pie derecho en el vacío y el izquierdo al otro lado del velo.

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Carta perdida un hórrido 19 de Octubre

 

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 

Para M.A. V.

 

tumblr_mr5cexJNuK1senm9eo1_500.gif

 

 

19 Octubre 2000

El roció de las flores profetiza que todavía hay lágrimas que permanecen después de la tormenta. Se que mi tristeza nunca acabara hasta que haya otro sortilegio que pueda liberarme de tu mirada. Yo, esta Eva incauta y confiada, fue desterrada de tu costilla, solo para darme cuenta que tu paraíso no estaba conmigo, sino en los ojos de quienes te crearon; me sentí traicionada y llore a un Dios Pagano por justicia, por una respuesta a la mentira de que venimos de a dos. Tú no eres un ser metamórfico, añadiste tanta importancia a otras personas que te volviste una roca conmigo; entonces tu voz fue palideciendo, haciéndose tan pequeña que se perdió en el horizonte, tuve momentos felices cuando eso paso, porque quizá lo nublado de mis días desaparecería, pero tú como vendaval regresaste a reclamar algo que ya no era tuyo, quede fulminada por la encandilable luminosidad de tu capricho. Las lagrimas volvieron cada tanto con los cambios de estación, pedí al firmamento que se tragara mi dolor y lo reflejara al otro lado del mundo, pero no fue así. Ahora quedo sola y acompañada – por alguien que no entiende, que jamás entenderá – solo resta esperar el diluvio o la separación aunque eso me convierta en una estatua de sal. Tanta incomprensión no puede volverse a mirar.

Cuando se detendrá este diluvio antes de correr hacia el mar? Aún no lo se.

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

CONVERSACIONES ESCRITAS EN EXPRESIONES

 

 

 

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 

tumblr_lw6045O6211qzdzabo1_500

 

 

 

Conversaciones las hay de todo tipo, desde las más simples para pasar el rato, hasta las que te llevan a complejidades nunca antes debatidas. La segunda opción en cuanto a una larga charla de aproximadamente dos horas, es más contundente para algunas personas, que hablar del porque Lady Gaga tiene un nuevo atuendo o que chistoso tropezón dio en su último concierto.

Cuando se tienen una de esas charlas inteligentes y ves lo bien que has conversado con tu interlocutor te dices – ¡Wow! no tenía idea de que hay tantas cosas en el mundo y yo preocupándome sobre el maldito debate con mis amigas sobre si el color rosa de tus zapatos combinan con la falda de moda que me compre, o si hay 36 clases de negro y… ¿este será el número 26?, o si me cambie la ultima pestaña del pliegue del ojo porque al ir con Manuelito no me gustaba – que puedes decirle a estas personas, que cuando les toca una conversación profunda con otro individuo, hablando de otros temas diversos, se quedan sorprendidas o simplemente  asienten a todo y siguen diciendo en su cabecita en silencio: Te mirare a los ojos y te diré que si.

Realmente es interesante platicar sobre temas en general o hechos que ocurren en el mundo para dar una opinión empática, simplemente para establecer una plática amena. En particular, soy más escucha que oradora; es fascinante prestar oídos a tantas opiniones y desenredarlas en la mente, parafrasear con las palabras dichas y momentáneamente contraponer un punto –  estoy de acuerdo o en desacuerdo – aunque no se diga mas que lo necesario, es un ejercicio estimulante para el cerebro y para analizar la conversación en turno, jamás evadiendo el tema, solo reservando muchas opiniones para dar una conclusión final, enriquecimiento personal.

En las conversaciones también cabe señalar que el tipo de personas, gustos, trabajo y demás aptitudes que componen su personalidad, tiene mucho que ver con que una conversación vaya más allá o se desmorone por completo. Como al principio relacioné a una persona que tiene gusto por la moda: una chica material por ejemplo; la ponemos al punto de encuentro, con un hombre en una charla de tipo más cerebral y compleja, puede ser un ¡kabooom! Está la cuestión de querer tener sexo y escuchar sin escuchar (o es que el chico nerd tiene dinero y esta mujer no tiene otra cosa mejor que hacer que divertirse con él) o  es la simple curiosidad de descubrir que hay mas allá de los anteojos: un mundo. El encuentro de estos dos personajes es fabuloso, la revelación por parte de ella – “Vaya si tengo algo más que decir” – Y en el caso de él – “No todo lo que veo es faceta de chica hippie retro punk”-.

Cierto tipo de personas con las cuales tenemos pláticas interesantes, son gente con la que tenemos algo en común, sea lo que sea. Pero también para abarcar más nuestro léxico y hacernos unos conversadores ávidos, podemos ponernos al día informándonos de varios temas, ya sea de actualidad o de trascendencia en la historia de la humanidad, porque en lo personal, hablar del pasado es lo que más gusta al ser humano y la historia tiene muchos puntos explorables para tener una conversación interesante, asimismo leer en voz alta es un método infalible para tener una tesitura impecable al hablar.

Hay tantos puntos para desarrollar un dialogo cordial: la edad, vivencias y otras muchas cuestiones. Todo ser humano trae una conversación interior consigo mismo, recomponiendo ideas y resulta sencillo cambiar un punto de vista, cuando tenemos estas charlas en silencio o con tan solo pensarlas una y otra vez, repitiéndonos tantas opciones, para quedarnos con la que menos esperábamos elegir, pero en esencia la más acertada.

Hablar, hablar y hablar… palabras más, palabras menos, todos tenemos una conversación que espera emerger para chocar con otra, y descubrir que la gente tiene mucho que decir, aunque a veces apague el micrófono un instante, porque el silencio también es una forma de charla más detallada.

Para más literatura, comentarios y sugerencias pueden entrar a cualquiera de los dos siguientes blogs: http://almacarbajal.blogspot.com/

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑