Buscar

Alma Carbajal – Writer

Autor Offcial Web Site

Etiqueta

Puebla

Deseos ahogados

 

33167051806_e982866757_o
Photo by Brooke Shaden

 

 

 

Una palabra, dos, tres

pierdo aire,

un latido, dos, tres

pierdo corazón,

una lagrima, dos, tres

pierdo deseo.

 

 

 

Devoro a besos todos aquellos deseos,

ahogados.

Entre labios aún quedan estelas

de añoranza

tardía,

espejismos

que se pierden en mi pecho.

 

 

Como no ser melancolía pura,

si vivo,

y me han alimentado de ahogados deseos,

ahora mi alma no puede ser otra.

¿Acaso puede serlo?

 

 

Al final de cada beso,

lanzo una dulce y húmeda maldición

… el amor

te encontrará en el océano de otros ojos,

en el rumor de otra tormenta,

en el final de una agonía,

en la esperanza de una última palabra.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

 

Lazarus

Por: Alma A. C.  Carbajal Guzmán.

 

she-does-want-to-live-deliciously.gif

 

 

Los sortilegios son senderos de palabras, que pueden volver al pensamiento una pesadilla eterna, o bien transmutar la fantasía en realidad;  la mirada indemne de un amante, después del accidente del beso, es  algo parecido, más poderoso, dejando el alma en una especie de letargo, entre nudos interminables de caricias.  El pensamiento no puede sintonizar otra imagen. ¿Que quedará al final del purgatorio emocional? ¿Quién sera apresado y quién el carcelero de tan abstracto encanto?

 

 

Anne, era una mujer que rozaba los 16 años, se puede decir que rozaba porque no había mudado su piel de 15; se encontraba  semidesnuda recostada en la cama, tocándose con el dedo meñique  el clítoris,  entretanto,  recitaba levemente y despacito un nombre ininteligible, ese único susurro  despertó al demonio que residía en el umbral de su puerta.

 

– ¡Calla! Basta.  Deja de nombrarle. Acaso no sabes que transpiras azafrán y caléndula. Puedo olerte desde lo profundo de mi caverna y apestas a enamoramiento, no uno cualquiera, porque sigues hechizandote tu sola sin darte cuenta. Tus labios al nombrarlo van tejiendo cuerdas.

 

Después de la llamada de atención, el demonio observo sus pupilas, a modo de medico, mientras Anne seguía recitando el nombre una y otra vez de aquel hombre que recién había conocido hace dos semanas.

 

– Tu alma esta dormitando. ¡Perezosa! – grito –  Pudieras estar despierta de este lado de la puerta, pero en el otro estas embalsamada por un beso y lo peor envuelta en cadenas por un espíritu lunar inmundo,  por una mirada, insignificante mirada humana. Esto es el colmo de la idiotez.  Aprendiz de bruja, tantos años con ustedes, generaciones excelsas casi al principio de la sórdida guerra; eres una vergüenza, estos encantamientos deberías soltarlos  con facilidad tú al viento cual veneno.

 

La joven pronto pareció despertar de la somnífera alegoría sexual  en la que se encontraba.

 

– ¡Lazarus! ¿Quién te ha dado permiso de salir del circulo?

 

– Tú, o lo poco que quedaba en la superficie de tu mal juicio. Una especie de alarma, si necesitas asistencia. El fragmento más superficial de tu alma actúa como proyección astral.

 

Luego de esta súbita e innecesaria explicación puesto que Anne ya sabia el porque de estos menesteres, Lazarus   la abofeteo a garra ardiente.

 

– Por ¡Satanás ! ¿Que te sucede? ¿Porque me golpeas?

 

– Es un recordatorio de tu insensatez. Hasta la maldad necesita disciplina en  algunas ocasiones. Puedes explicarme como ha sucedido esta desavenencia. Soy la burla favorita en los círculos del infierno por tu causa. Tus generaciones no solo se revuelcan en la inmundicia, escupen en tu nombre,  a la última sangre de tu estirpe. Que decepción de discípula ha terminado por tocarme. Sin embargo es buena una reprimenda si es que hay sangre involucrada.

 

Anne sangraba profusamente del rostro por la bofetada, pronuncio tres palabras y su cara volvió a tener la palidez y firmeza de siempre; se levanto de la cama y tomó de la cómoda una bata para cubrirse, ya que  después de haber despertado de la ensoñación, el frió lengüeteaba  juguetón sobre sus pequeños y frágiles pezones.

 

La joven se sentó sobre la cama entrecruzando las piernas, con mirada ajena y dispuesta a escuchar su penitencia, miró a su interlocutor con ojos de oveja, suspiró y exhaló entre los labios el nombre de su enamorado.  Por los 40 cuernos de Lazarus sudaba la desesperación, ansiaba escuchar las razones por las cuales su aprendiz se había dejado hechizar tan vulgarmente.

 

– Lo conocí en un bar;  su mirada estrecho en su recorrido cada parte de mi cuerpo.Él se acerco hacia mi, entablamos una conversación simple – esas que llevan comentarios inútiles, risas, estupideces y  excesos de sarcasmo – luego nos encontramos en ese reflejo de miradas interminables, no podía dejar de mirarle, quería entrar en él.  Deje que cruzara con las manos  la frontera,  en la que mi blusa actuaba como cerco ante una piel exaltada. Busqué la desnudez  parcial de todas las partes implicadas. El reloj nos jugo una mala pasada y se abalanzo sobre nosotros,. la luna se encargo de iluminarme el camino de regreso a casa.  Él traspaso el umbral de la puerta corrediza del apartamento; con sus dos manos en forma de plegaria me tomó del rostro y aproximó sus labios a los míos. En un rezo desesperado, fuimos besando a la pasión por pasión, pero a mi me sucedió algo curioso, fui hilando esos recuerdos involuntariamente, pactando con las sensaciones para retenerlas en el alma, el mayor tiempo posible  – no quería hacerlo, sin embargo, no me resistí  – entonces sus ojos me atraparon y me rendí al  encanto, al calor y presencia de su cuerpo. Caí en una especie de adormecimiento, me recosté sobre la cama;   invadida bajo el yugo de su abrazo  el hechizo comenzó, recite su nombre tres veces cuando me desprendí de la blusa y el sujetador. Seis veces más, y  solo me quede con las bragas puestas. Nueve veces por nueve  y no pude evitar que la lujuria como una fiera, devorase e  invadiera mis sentidos. Y así empece un sortilegio interminable con su nombre palpitando entre mis dedos, mis labios y mi pecho.

 

Para mala fortuna de la chica, el haber relatado con tanto entusiasmo el acontecimiento, le puso de nuevo en un suave y enervante aturdimiento, por lo que comenzó a recitar  de nuevo el nombre imborrable de aquel hombre desconocido.

 

Lazarus la tomó en  sus brazos.  Con una de sus garras estiro su lengua y con el asta numero 36 se la corto. Anne fue liberada en un grito mudo, quedó en las lagunas quietas del silencio por un tiempo, hasta que su lengua fuera creciendo con el paso de los meses.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Recomponiendo los excesos

Una reflexión fortuita de Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

tumblr_m3ggqzrhhz1rv983zo1_500

 

 

El exceso seguirá siendo un recordatorio constante,  de que la existencia se mide en lineas blancas de intensidad, los excesos, siempre los encuentras caminando sobre la avenida, cuando el claxon ya te genero daño permanente en los oídos, o en una noche de pasión cuando después de la voluptuosa sucesión de besos y abrazos, solo queda el exceso del desarraigo a un cuerpo extraño.

Nos imponemos la tarea de cercenar las múltiples cabezas del aglutinamiento de las emociones, la llama de la paciencia, suspendida entre la marea de una ira incontenible. El tiempo transcurre entre la cautelosa rutina,  y cuando vuelves el rostro hacia el espejo cada mañana, encuentras a un extranjero que se ha instalado como opresor de tu propia personalidad, la original, queda en el campo de batalla de todos los días.

 

¿Cual es tu adictivo exceso? amor, idolatría por otro ser humano, idolatría hacia ti mismo, Ira, belleza, soledad, cigarrillos y tazas de lagrimas, estallidos de dudas a media mañana…

 

Pero la razón por la cual escribo esto, es para ver si este yo de ojos esmeraldas puede perderse, en la infinita conflagración del Internet, en las aguas alfanuméricas para que no regrese jamas, o que el lector pueda exorcizarlo mientras lee estas lineas virtuales, confió en que mas de uno podría querer deshacerse de ese personaje e historieta, que no precisamente infiere un sentido cercano a la del super héroe;  la deslavada agonía de no saber quien eres cunado te preguntas si estas dentro del cuadro de dialogo correcto. Solo espero que tanto el lector identificado y yo podamos recobrar el semblante de nuestro yo original, sin perdernos en lo irreflejable de un contexto firmado y autorizado por nuestras rabias ulteriores.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

LA VALENTÍA PARA REVOLUCIONAR AL MUNDO

Por: Alma Angelina A. C. Carbajal Guzmán.

Hemos escuchado tantas cosas,  y a tantas personas sobre el futuro de nuestro país: que esto y el otro. Yo que no sé nada de política, no me atrevo a exponer con profundidad u opinar directamente de algunos temas, porque humildemente no tengo el conocimiento completo  sobre ese tema. Lo único que puedo decir, es que todos y cada uno de nosotros como individuos,  tenemos la valentía  de revolucionar el mundo desde nuestro interior.

Gritos, pancartas, diálogos absurdos, televisión, candidatos que solo parlan y parlan y la respuesta de la gente de un movimiento y de otro, es solo el aullido de la provocación que como espejo rebota en el adversario. No es cuestión de protestar o de ser conformista, pero si hay una opción de seguir un camino justo, por nuestros propios medios, creo que ahí está el origen del cambio, decir lo que pensamos e iniciar algo dentro de nosotros mismos, en cada conciencia. Es un cliché la frase o el lema comienza en tu propia casa; pero en realidad  ¿Quién lo hace?  A todos se nos hace más cómodo, seguir a la mayoría. Hay quienes que nada mas de ver en demasía  a los del bando contrario, se agotan, lo que provoca en  el resto  rastros de dejadez, de poca importancia sobre nuestra nación, porque en esta batalla no hay ganadores, no hay lucha, no hay cifras claras. Ni siquiera hay un campo de guerra, tal vez ni siquiera se podría llamar de esa manera, todo esto  de las contienda justa, ensalzando gestas quedo en las leyendas medievales.

Por lo menos en esos relatos o en las encrucijadas de la batalla podías verle el rostro a tu contrario, aquí, no es más que estar peleando contra tu propia sombra, contra tus miedos, contra aquellos que así sin más, tendrán que hacer la parte fea, sucia, la parte que nadie viéndose en el lugar del otro querrá hacer.

La voluntad para tumblr_mx3g4w2ZfF1s3and8o1_500erigir y regir al pueblo, no viene de designios de Dios, porque la patria que se gobierna no es divina, es terrenal y está en la naturaleza del hombre exaltar a un terreno espiritual aquello que no pertenece. En este encuentro de opiniones y dimes y diretes no hay ganadores, solo hay gente de en medio, la que no está ni a la derecha ni a la izquierda de la trinchera, la que espera que las cosas se resuelvan sin este circo de discursos ridículos detrás del estrado, compaginado con las marchas, la sangre y la provocación acumulada y en crecimiento de parte de ambas partes contrarias.

La revolución viene con responsabilidad, con lucha interna y con un poder de decisión extremo, sin que fuera poco , aquel que está en disposición de entregarse completa y enteramente a este poder (la revolución), tendrá que sacrificar, su propia sangre en todo momento y en algunas ocasiones la de quienes ama. No puedes servirle a varios Dioses, o eres fiel a tus ideales o simplemente le dejas la espada a aquéllos que pueden hacer esa labor, por desgracia , la lucha frente a frente , el valor, la gallardía , se ha perdido , el combate  ya no es justo, ni el dialogo a puño limpio.

La libre expresión se hizo para decir porque las personas estamos descontentos,  pero… ¿cómo usar esa expresividad sin generar más discrepancias?  Decir lo indecible,  para que todos conozcamos esa verdad o esa mentira, como realmente es, aunque a veces se disfracen una de otra para confundir. Con todo el corazón les reitero que aquellos que quieran tomar el poder de revolucionar el mundo, tendrán que hacerlo con la idea de verle en todo momento la cara a la muerte y a la vida, porque al final sabrán que pelearon por todos y  por cada una de sus creencias, fuera la “libertad” y venga el renacimiento. Les dejo eso a los verdaderos valientes, a lo que crean un cambio desde sus principios y crean una revolución primeramente desde el corazón.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Redactando acerca de México

Por  Alma A. C. Carbajal Guzmán.

Para quienes comiencen a redactar un libro acerca de México tenemos las siguientes recomendaciones, pero es a gusto del autor añadirlas o simplemente suplantarlas por su experiencia personal al visitar el país.

Simplemente el hecho de poner en el título la palabra México, producirá para cualquier persona que no haya tenido la oportunidad de viajar al país, un revuelo de ideas y de estereotipos sobre el mexicano, trayendo siempre una botella de tequila en mano, cantando a todo pulmón con mariachi y sobre todo haciendo fiesta por cualquier situación.

En el texto hable de México con la pasión que distingue al mexicano, siempre añadiendo el léxico para el momento adecuado de la narración y de cada región, ejemplos: “no mames wey”, “chale”, “te la bañaste”, entre otras.

México D.F. con sus más de 10 millones de habitantes en los que cada uno tiene la habilidad de una sardina,  escurriéndose entre las prisas y a empujones en cada vagón del metro. Gente por todos lados preocupándose por temas como: política (vaya que es primordial mencionarlo), chismes de la farándula, secuestro, inmigración, el tan idolatrado deporte de todo Mexicano, el fútbol y admiración hacia su equipo; pero entre todos estos temas tan diversos hay uno tan particular que anda en cabeza de todos y esto  es la pobreza extrema.

La diversidad de sonidos no se restringe únicamente a la compilación de armonías picantes del mariachi, es necesario que hable de la jiribilla en los sones jarochos, pasando por la delicadeza de la marimba, el piano al estilo mexicano. Sin olvidar los corridos, mezcla de acordeón y delincuencia. Después de todo aquí la vida se vive cantando.

Mencione la calidez del mexicano,  ya que los extranjeros son fácilmente adoptables,  no mencione la procedencia de estas personas ya sean: franceses, ingleses, estadounidenses o todo lo que tenga que ver con que la moneda valga mas aquí que en su país de origen. 

No se olvide de incluir  el sinfín de ecosistemas, agradables desiertos, playas (haga énfasis en playas sobre todo porque podrá encontrar tranquilidad, un clima agradable y mucha diversión, esto atraerá sin duda a su lector, quizá no termine de leer el libro pero seguramente pronto será un turista asiduo del país), selvas, ríos, fauna y flora. Por nada del mundo dé una descripción de la situación ambiental, este detalle tan solo atañe a los ciudadanos de la capital.

En su libro promueva lugares lindos sobre todo turísticos (ya que nadie querrá visitar o saber acerca de Tepito (D.F.), San Juan de Dios (Jalisco), la Fayuca (Puebla) a menos que algún lector le interese el comercio en algunas de las variantes mencionadas, ya sea por el folklore de barrio – único y excepcional – que se respira entre las calles, o bien por la evolución de lo que alguna vez fue un tianguis al puro estilo prehispánico. 

 Tome a México como suyo en cada párrafo, añada lo artístico de los murales de Orozco, Posadas, Siqueiros, Rivera – sin olvidar a Frida –  De igual manera, no haga tanto énfasis a los grafitis que maquillan las paredes de cada ciudad,  aunque este arte fascina no únicamente a los capitalinos, también y de forma exclusiva, a quien no vive en México.

Si su narrativa es histórica podría incluir a personajes como Zapata, Porfirio Díaz; (si menciona estos dos personajes, dará el ancho en su narración, al incluir al típico macho mexicano) para dar más dramatismo a su historia podría incluir balazos, muchos caballos, guerrilleros, Adelitas, pasajes importantes de fechas memorables, y para darle aun más fuerza, incluya frases como “Mexicanos al grito de guerra”, “Tierra y libertad”, o la actual frase que cada 16 de septiembre (Independencia de México) es de hacerse notar: “Viva México cabrones”.

A los lectores les interesará conocer la gastronomía y lo inquietante del mexicano cuando se trata de consentir al paladar, describa el éxtasis de lo picante de los platillos tales como el mole,  pozole,  tacos (sea cauteloso y no haga mención a palabras como: colitis, gastritis, reflujo o algo que tuviera con los efectos secundarios de estas típicas comidas).

 “México Lindo Y Querido” no está  por demás tener en cuenta esta canción o lema, que seguramente despertará el ímpetu por conocer, saber y descubrir cada parte de esta región mística y ancestral. En verdad es bueno tener una opinión de algún extranjero que haya visitado con anterioridad o en su momento algún estado de México en ejemplo va esta pequeña pregunta que le hice a un estadounidense – ¿Qué te parece México? – en respuesta me contestó: México, bonito, bonito –  esto es lo que comento, en el momento en que fotografiaba a un perro callejero en una calle del centro de Puebla. ¿Y ahora no creen que México esté lleno de cosas interesantísimas?  Pues que ¡¡Viva MÉXICO!!

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

SILENZIO

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 


tumblr_kutfj1vzvl1qzyutoo1_500

 

 

 

Que caiga el

silencio

desenchufado

en voces heridas, pronunciadas en secreto.


Que caiga el silencio creador

de sueños benditos

e infiernos de algodón.


Que caiga el silencio

en lenguas insensatas,

palabras sobrantes de idioma

charlas plásticas, abrumadoras,

que el silencio las ahogue todas

con rebelde mutismo.


Que caiga el silencio

sobre tu lengua

en mis oídos

envolviendo entendimiento.


Que caiga el silencio

sereno

por predilección

el amor verdadero se desahoga en el silencio de los labios.


                                                                                             Que caiga el silencio… en un beso.

 

 

 

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑