Buscar

Alma Carbajal – Writer

Autor Offcial Web Site

Etiqueta

Creación

INCOHERENCIAS (poemario) Part 2

ALMA A.C. CARBAJAL GUZMÁN

 

dLETudn

 

 

 

IMPRECISO

 

Levanta las cejas

y retírate de la escena.

 

¿Quién eres?

¿Qué sabes?

¿Qué vives?

¿Qué muere?

¿Un sentimiento, una idea?

¿Buscas perder?

– Yo sí, cuando respiro.

¿Dejas protocolos sobre la mesa, luego de la cena?

¿No sabes quién eres?

 

 

Preguntas, preguntas

de sogas al cuello,

cocinadas y condimentadas

para ser lo más imprecisos posibles.

 

 


 

 

 

 

COSTUMBRES

 

Pesadilla en la casa de papel.

 

La radio toca una canción

donde canta la ingenuidad humana.

Tu habitación,

llena de intentos ensangrentados,  invisibles,

restos en el piso,

de los posibles tú

a medio vestir

sin traje de látex.

 

Apagas la luz

y regresas al juego de la muñeca,

entre los dedos, arriba y abajo

buscas adivinar tu futuro en líneas dispersas,

donde el ADN, se confunde con el monte de Venus.

 

La superficie se enfría

y cuelgas la superstición del accidente previo

sobre el picaporte.

La grieta,

la proximidad,

el grito.

El autor busca estar solo, esa es la costumbre.

 

 


 

 

 

FIJACIÓN

 

 

16 minutos,

fantasía incomprendida,

la duración de la ansiedad

entre mis pies

al azar.

 

 

Una fotografía incompleta,

plasma blasfemia, personalidad, ojos a medias.

La máscara contiene normalidad,

el rostro,

la espiral.

 

 

El vuelo del cucú,

el arraigo de un recuerdo,

debajo del ombligo,

dejo el más pequeño de mis dedos.

 

 

 

 

 

 


 

 

PRAY

 

Taciturno,

observo duplicarse la figura.

Estatuas con alma artificial

se mueven   un poco más,

tras el velo de una penitencia servicial.

 

 

El ardor,

las armas,

mueven irreverencias,

repetitivas,

incontables,

sobre las paredes de la abadía

quedan petrificadas,

perdidas,

amenazadas,

destrozadas al final de la calzada,

donde los muertos ciernen el último discurso.

 

 

Una sed sobrenatural

me obliga a escribir,

una oración,

un deber contagioso,

cosecha lo peor de mi culpa

y al mismo tiempo,

se convierte en mi armadura.

 

 


 

 

 

CONFESIÓN

 

Abundantes siluetas,

espaldas cercenadas por abrazos  desiguales,

quedan atrás,

tras el cerrojo frío

de un jirón.

 

Hogueras como puertas,

habitan en la consagrada infamia

a punto de abrirse,

a punto de quebrarse.

 

En la hornacina queda un aire divino

donde la guerra se instaló,

ligera como una pluma

la deidad huyó,

dejando las llaves de la verdad

al Dios de la ficción.

 

 

 


 

 

 

 

VISCERAL

 

 

Fabula azulada,

una pieza sin usar.

 

El origen de un abrazo,

la costumbre rota

y el estruendo antiguo,

todo es parte de lo mismo

… la exhumación del alma.

 

 

La distracción,

el beso original y la permanencia venial,

la absolución,

lo insaciable

…queda sin disección.

 

 

 

 

 


 

 

 

CUANDO LA LUZ SE HA IDO

 

Cuando la luz se ha ido

no quedan quejas,

insinuaciones

ni perturbaciones de carne y hueso,

solo ojos

quedan ,

como testigos del reflejo ahogado,

lo que nunca será,

la asechanza muerta del milagro.

 

 

 

Cuando la luz se ha ido

todo está permitido,

la muda alabanza,

el plagio de la sonrisa

la expresión,

el mensaje conspicuo

del incesante repetidor.

 

 

Cuando la luz se ha ido

quizá,

quizá

la pregunta se ha ido,

lo inhóspito,

lo normal,

la necesidad de hierro.

Nos veremos

en el último encuentro.

 

 

 

Licencia Creative Commons
INCOHERENCIAS por ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

CERRADURA

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

125.gif

 

 

Cerradura,

ojo turbio
parte pequeña de la verdad,
que limita con el miedo,
la aserción de un secreto.

 

Las dos caras de la moneda
quedan a merced de la imaginación.

 

Nunca supe a donde mirar.
Observé el mar de otros,
y solo vi tempestades.

Miré el corazón del cielo,
y me di cuenta que estaba ciego.
Busqué la sonrisa de la luna,
y vi sus labios planos, de naturaleza melancólica.

Miré de cerca el rostro de la oscuridad,
y solo vi un par de ojos cerrados.
Observé la luz detenidamente,
solo vi la nada en su forma más perfecta.

Miré y miré,
por largo tiempo,
hasta que las miradas de todas las demás cosas
se las tragó el firmamento.

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

#She…

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 

original

 

Ella extrañaba las charlas de café, la crítica excesiva y violenta de una buena o mala película, los abrazos espontáneos, los besos enfrascados en mil horas. Poco a poco las lágrimas fueron deslavando todo lo que al inicio fue algarabía y sorpresa. Las horas le fueron pesando en el cuerpo y ya no quiso ver a través de los reflejos del amor su nombre escrito con aliento y aire.

 

Rebusco entre todas las paginas húmedas de cada pesadilla y cuando quería restaurar el amanecer en la sonrisa de él, la mirada acusante, la molestia de una queja de tinta indeleble,  ofusco de una forma asfixiante todos los ademanes tiernos aún no nacidos, su mirada enamorada se tornó sombría, ella era toda confusión, la claridad del porqué, jamás salió a la luz se volvió al frágil ayuno de una tumba.

Ella tenía miedo dormir, porque sabía que por más que durmiera, nunca despertaría de la agonía soporífera que le escurría en las mejillas cada noche al acostarse. ¿Nada cambiaría?

 

Al final, le escribió en el chat:

  • Me duele pensar en ti cuando pienso románticamente. Ya no quiero ponerte en un lugar donde no quieres estar (mi corazón) Ya no quiero pensar en ti cuando miro un vestido de novia, o veo a una pareja de la mano por la calle poniendo besos tiernos en la frente del otro. Porque estoy cansada de dormirme todos los días con un nudo de dudas en la garganta, con un nudo de cosas que tenía que haberte contado en una de nuestras charlas de café. Nunca entendiste que el tiempo no es como el dinero, alcanza para todo, en especial cuando alguien necesita ser escuchado. Ya no quiero que estés ahí (mi alma).

 

Ella en un efecto mecánico  pulsó el botón, envió el mensaje; luego,  el viento le decoloro el llanto y no dudo de abrazar su tristeza hasta hacerla entrar en sus entrañas,  para no volver a tener esa sensación que considero absurda;  amor. Puso el pie derecho en el vacío y el izquierdo al otro lado del velo.

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Parafraseando el arte

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

giphy

 

 

Todos nos damos cuenta de que necesario es el arte, en cada una de las etapas de nuestra vida. La pintura y el primer contacto que se plantea con esta rama del arte, en nuestros primeros años de vida son esenciales.  El crear tomando de la mano  lo tangible,  lo que se ve, siente y a veces se respira. En los años de la infancia tomamos la esencia de crear, como un juego donde podemos descomponer y componer a gusto – sin embargo, no nos damos cuenta que con los años, vamos perdiendo ese instinto de creación – destrucción, porque nos enseñan a ser lo más preciso posible, en nuestras acciones, expresiones, trabajos y no importa como sea el proceso, en tanto que carezca de errores; la persona entra en una cadena, en la que no tendrá fallos, el único fallo podría ser,  el ser creativo – es importante no dejar de lado, aquellos instintos creativos que crecieron con nosotros a lo largo de la vida. Según vamos formándonos, hay asignaturas que nos llaman la atención, ya sea porque están ligadas más formalmente a la ciencia o las artes; muchas personas ven un respiro al enfocarse a las bellas artes, donde el alma puede expresarse en completa libertad, lejos de razonamientos un tanto pesados, para que la libre creación trascienda la generación de otro creador.

 

“El hombre no puede crear sin destruir simultáneamente” esta frase  de Alvar Aalto – arquitecto y diseñador finlandes – nos ayuda a comprender, que cuando creamos y hacemos arte, una parte dormida de nuestro ser va quedándose en el proceso, algo muere para que algo tome vida de nuestra propia esencia, ya sea en la literatura, pintura, escultura o en el teatro mismo, algo de nuestro yo se descompone para darle un hálito de vida a lo creado. Conforme vamos creciendo adquirimos un cierto proceso personal al momento de crear, que puede sufrir transformaciones a lo largo de la existencia, las circunstancias,  o de lo que nos sorprenda en lo que al mundo se refiere. El arte suele capturar momentos, hechos, antagonismos en la historia del mundo, para crecer con ellos, para pasar página y poder ver que hasta lo malo que sucede, puede producir una creación de magnitudes estéticas sorprendentes. Esta virtud de crear algo bello a través de algo burdo o desastroso, es recomponerse desde lo más profundo del alma, con nuestra parte humana, una que no vemos muchas de las veces, ya que la mayor parte del tiempo solemos llevar una armadura; el arte nos libera, para no olvidar que al crear compartimos con otros la parte más humana de nosotros mismos.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑