Buscar

Alma Carbajal – Writer

Autor Offcial Web Site

Categoría

Escritores de Puebla

INCOHERENCIAS (poemario)

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 

tumblr_o5e657hx5q1qzi2f3o2_500

 

 

 

 

RAW

 

Aleteos vibran en mi lengua.

Objeciones,

como relámpagos

escapan de mi alma.

 

Objetos, personas, tiempo, son sombras

que desfilan

ante la fogata de las emociones.

Es la hora un par de manos

que aplauden a la brevedad de un juramento.

 

El aullido

la revelación,

la extravagancia,

son fragmentos de uno mismo,

dispersos por el suelo

que nunca más serán descifrados

nunca alcanzarán el cielo.

 

Anoche amanecí,

con los ojos de la luna

en la yema de los dedos,

ya no pude escribir.

 

 


 

 

 

 

INCONCIENTE

 

Rojizos resplandores

despertaron la curiosidad dormida en mis ojos.

 

 

Cortejo continuo,

Cadáveres absurdos

respiran pesadillas,

beben a segundos,

inconciencia pura.

 

El incendio desapareció,

Igual que la respuesta abandono mis pupilas:

Una ficción profanada,

metamorfosis anónima.

La mentira  blandió  mi nuca,

insolencia derramada.

Y me aferré a la indigesta catarsis.

 

 


 

 

 

Y AUN ASÍ…

 

Deseo noctámbulo,

descorchado apenas por mis aflicciones.

 

 

Trozos de tu lengua,

tu ánimo, tu sonrisa,

cosidos para siempre

de izquierda a derecha.

 

 

Mi ansia,

mi deseo,

el no deseo,

pervierte a añorar

una vez más tus ojos,

escarchados de pena

calcinados de tanto llorar.

 

Y aun así,

deseo.

 

 

 


 

 

 

EN COMA

 

El cielo reza

la misma pena,

la lluvia provoca,

a cuentas gotas,

el recuerdo, la pena, la melancolía,

la salvación perfidia.

 

 

Justicia lejana,

el sentimiento frio es un arma,

un objeto común.

En algún sitio,

permanece vivo

… todavía.

 

 

Emociones ahogadas se llenan de ti,

de injusticias

de tu caos,

de otro caos,

en otro sendero

te verás contemplado,

por el mismo

tu mismo.

 

 


 

 

 

DESPRENDIDOS

 

 

Tu brazo,

mi pierna derecha,

tu mano izquierda,

mi espalda,

tu ojo derecho.

 

Entre extremidades,

pasamos a una danza

secreta,

la duración

nadie la recuerda.

 

 

Rumor de alientos,

la tempestad de dos bocas

y en el desacierto de las horas

dejas un tú, y un yo,

dos imagínantes

tras la mirada del ocaso.

 

 


 

 

 

 TRUE BLUE

 

 

Páginas, página

fuego, fuego

valor

imperativo,

juego.

 

 

 

Hoy, solo soy el de antes,

aquel que devora el futuro

sin pagar las cuentas del presente.

Fantasía plena,

sobre algún arrugado recuerdo

de uno o de otro.

 

 

Cenizas, cenizas

viento, viento

líneas, curvas

mi vida

un relato inquieto

… e inmediato.

 

 

 

 

Licencia Creative Commons
INCOHERENCIAS por ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

CERRADURA

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

125.gif

 

 

Cerradura,

ojo turbio
parte pequeña de la verdad,
que limita con el miedo,
la aserción de un secreto.

 

Las dos caras de la moneda
quedan a merced de la imaginación.

 

Nunca supe a donde mirar.
Observé el mar de otros,
y solo vi tempestades.

Miré el corazón del cielo,
y me di cuenta que estaba ciego.
Busqué la sonrisa de la luna,
y vi sus labios planos, de naturaleza melancólica.

Miré de cerca el rostro de la oscuridad,
y solo vi un par de ojos cerrados.
Observé la luz detenidamente,
solo vi la nada en su forma más perfecta.

Miré y miré,
por largo tiempo,
hasta que las miradas de todas las demás cosas
se las tragó el firmamento.

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Verde,Verde, Navidad

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 

513UuSVUTbL._SX355_

 

La Navidad no es de los capitalistas,  o de los que revientan en alcohol y sonrisas tardías en el Monte de Piedad. Es de los desvalidos de sentimiento, de quienes retocan en lágrimas recuerdos rotos. Las esperanzas van hilándose con crueldad,  traumáticamente, en el reflejo tardío de una esfera de cristal, reproduciéndose en un #dejavu, que llega en una fecha inexacta, donde nadie sale invicto y con una corona de soles en la sienes. Somos todos y somos aquellos,  que buscan una sola razón para no oscilar la marcha fúnebre del péndulo entre suelo y el cuello.

 

Diciembre es el mes de las penas resucitadas,  anhelos incrustados en vidrieras que solo indigestan al alma y al espíritu. El significado se ha volcado en la gula incesante de los sentidos, el corazón no busca consuelo o reflexión, sino que late aceleradamente al ritmo de los clicks, los pitidos de la compra al pasar  el código, un código de compra y venta,  que incita, remueve las manías para exorbitar los ojos, el hambre insaciable del materialismo que no busca saciarse hasta que de la última campanada.

 

Este mes es de los olvidados, de la inquebrantable ausencia, de las continuas incertidumbres  que crecen en los lares de nuestra conciencia; de los suicidas que se arrepienten –   tiritando en el intento fallido por quitarse la angustia de la nuca – y de los que logran satisfacerla, exhalando la última de las plegarias, como escape desesperado en este hórrido mundo.

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Parafraseando el arte

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

giphy

 

 

Todos nos damos cuenta de que necesario es el arte, en cada una de las etapas de nuestra vida. La pintura y el primer contacto que se plantea con esta rama del arte, en nuestros primeros años de vida son esenciales.  El crear tomando de la mano  lo tangible,  lo que se ve, siente y a veces se respira. En los años de la infancia tomamos la esencia de crear, como un juego donde podemos descomponer y componer a gusto – sin embargo, no nos damos cuenta que con los años, vamos perdiendo ese instinto de creación – destrucción, porque nos enseñan a ser lo más preciso posible, en nuestras acciones, expresiones, trabajos y no importa como sea el proceso, en tanto que carezca de errores; la persona entra en una cadena, en la que no tendrá fallos, el único fallo podría ser,  el ser creativo – es importante no dejar de lado, aquellos instintos creativos que crecieron con nosotros a lo largo de la vida. Según vamos formándonos, hay asignaturas que nos llaman la atención, ya sea porque están ligadas más formalmente a la ciencia o las artes; muchas personas ven un respiro al enfocarse a las bellas artes, donde el alma puede expresarse en completa libertad, lejos de razonamientos un tanto pesados, para que la libre creación trascienda la generación de otro creador.

 

“El hombre no puede crear sin destruir simultáneamente” esta frase  de Alvar Aalto – arquitecto y diseñador finlandes – nos ayuda a comprender, que cuando creamos y hacemos arte, una parte dormida de nuestro ser va quedándose en el proceso, algo muere para que algo tome vida de nuestra propia esencia, ya sea en la literatura, pintura, escultura o en el teatro mismo, algo de nuestro yo se descompone para darle un hálito de vida a lo creado. Conforme vamos creciendo adquirimos un cierto proceso personal al momento de crear, que puede sufrir transformaciones a lo largo de la existencia, las circunstancias,  o de lo que nos sorprenda en lo que al mundo se refiere. El arte suele capturar momentos, hechos, antagonismos en la historia del mundo, para crecer con ellos, para pasar página y poder ver que hasta lo malo que sucede, puede producir una creación de magnitudes estéticas sorprendentes. Esta virtud de crear algo bello a través de algo burdo o desastroso, es recomponerse desde lo más profundo del alma, con nuestra parte humana, una que no vemos muchas de las veces, ya que la mayor parte del tiempo solemos llevar una armadura; el arte nos libera, para no olvidar que al crear compartimos con otros la parte más humana de nosotros mismos.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Profecía

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

tumblr_n81y8rsqzJ1smqfiko1_500

 

Las dos de la mañana, ni un alma despierta, solo la mía pateando la puerta de mis angustias. Ya no podía seguir poniéndome high para que no fuera a caer en la vergüenza de dejarla entrar a llorar sobre mis pupilas. Solo una pastilla más solo un trago de agua mineral, para aplacar el retumbar de las vías cuando pase el tren de la insolencia, del insolente químico que hará elevarme a algún extraño e involuntarioso sitio, frio y magnéticamente siniestro.

 

Sonaba en mi celular una y otra vez Cloud #9 de Lennon, el aire del verano lamió de golpe mi piel, esa sensación obnubilación hizo que me dirigiera a la azotea; las pastillas habían hecho su efecto, buscaba en el cielo alguna frontera azul, no había nada, solo un oleaje rojo que me devolvía una mirada encendida, fúrica, sabía que era soul, jugando con mi mente, pudo abrir la puerta y dejo que mi aflicción se subiera a mi cabeza, estilizo todos mis pasajes oscuros, lo que al final provoco que saltará. ¿Salté? ¿Salté? ¿Salté? ¿Salté? ¿Salté? ¿Dónde, dónde dónde?

 

Desperté recostado sobre la cama, abrí las ventanas y el día estaba nublado;  recostado en una cobija ceniza, con los blancos ojos cerrados;  parecía no querer llover. De pronto vi algo que cayó al vacío, era yo, ¿cómo era posible? No quise mirar, puse mi valor en perspectiva,  al final miré, no había un cuerpo, nada.  Sin embargo una pequeña herida carmín salió de mi frente, luego la sangre, luego el cuello se quebró en los pálidos dientes de la muerte, así el desenlace advino por un corazón destrozado contra el asfalto; caí de súbito al suelo, fulminado por la eternidad, que me hacía repetir como una fastidiosa agonía mi profecía, el suicidio de mi alma, ella quiso dejar este mundo. ¿Yo? Aún no lo decido.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Recomponiendo los excesos

Una reflexión fortuita de Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

tumblr_m3ggqzrhhz1rv983zo1_500

 

 

El exceso seguirá siendo un recordatorio constante,  de que la existencia se mide en lineas blancas de intensidad, los excesos, siempre los encuentras caminando sobre la avenida, cuando el claxon ya te genero daño permanente en los oídos, o en una noche de pasión cuando después de la voluptuosa sucesión de besos y abrazos, solo queda el exceso del desarraigo a un cuerpo extraño.

Nos imponemos la tarea de cercenar las múltiples cabezas del aglutinamiento de las emociones, la llama de la paciencia, suspendida entre la marea de una ira incontenible. El tiempo transcurre entre la cautelosa rutina,  y cuando vuelves el rostro hacia el espejo cada mañana, encuentras a un extranjero que se ha instalado como opresor de tu propia personalidad, la original, queda en el campo de batalla de todos los días.

 

¿Cual es tu adictivo exceso? amor, idolatría por otro ser humano, idolatría hacia ti mismo, Ira, belleza, soledad, cigarrillos y tazas de lagrimas, estallidos de dudas a media mañana…

 

Pero la razón por la cual escribo esto, es para ver si este yo de ojos esmeraldas puede perderse, en la infinita conflagración del Internet, en las aguas alfanuméricas para que no regrese jamas, o que el lector pueda exorcizarlo mientras lee estas lineas virtuales, confió en que mas de uno podría querer deshacerse de ese personaje e historieta, que no precisamente infiere un sentido cercano a la del super héroe;  la deslavada agonía de no saber quien eres cunado te preguntas si estas dentro del cuadro de dialogo correcto. Solo espero que tanto el lector identificado y yo podamos recobrar el semblante de nuestro yo original, sin perdernos en lo irreflejable de un contexto firmado y autorizado por nuestras rabias ulteriores.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Carta perdida un hórrido 19 de Octubre

 

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 

Para M.A. V.

 

tumblr_mr5cexJNuK1senm9eo1_500.gif

 

 

19 Octubre 2000

El roció de las flores profetiza que todavía hay lágrimas que permanecen después de la tormenta. Se que mi tristeza nunca acabara hasta que haya otro sortilegio que pueda liberarme de tu mirada. Yo, esta Eva incauta y confiada, fue desterrada de tu costilla, solo para darme cuenta que tu paraíso no estaba conmigo, sino en los ojos de quienes te crearon; me sentí traicionada y llore a un Dios Pagano por justicia, por una respuesta a la mentira de que venimos de a dos. Tú no eres un ser metamórfico, añadiste tanta importancia a otras personas que te volviste una roca conmigo; entonces tu voz fue palideciendo, haciéndose tan pequeña que se perdió en el horizonte, tuve momentos felices cuando eso paso, porque quizá lo nublado de mis días desaparecería, pero tú como vendaval regresaste a reclamar algo que ya no era tuyo, quede fulminada por la encandilable luminosidad de tu capricho. Las lagrimas volvieron cada tanto con los cambios de estación, pedí al firmamento que se tragara mi dolor y lo reflejara al otro lado del mundo, pero no fue así. Ahora quedo sola y acompañada – por alguien que no entiende, que jamás entenderá – solo resta esperar el diluvio o la separación aunque eso me convierta en una estatua de sal. Tanta incomprensión no puede volverse a mirar.

Cuando se detendrá este diluvio antes de correr hacia el mar? Aún no lo se.

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

I HATE THE SUMMER

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 

bangs-eyes-eyeshadow-face-Favim.com-964772

Los días calurosos de infierno se antojan indigestos de invierno. Eran las cuatro de la mañana, la pesadilla sacudió el sueño, como si este fuera un terremoto premeditado sobre el cuerpo; desperté, bajé las escaleras sin zapatos, hacia un frió que recorría cual serpiente la piel descubierta de mis hombros.

Tomé la lampara y vertí su luz en el lomo de la oscuridad, esperando que la pesadilla que todavía  pernoctaba en la boca del estomago se disipara, para dar entrada a la tranquila “realidad”. Suspire, y decidí volver a la cama, no fue posible a pesar de mi adormecimiento introspectivo, fijé la vista en la ventana, sonreí, los pocos de nieve se precipitaban al suelo, parecidos a pétalos de rosas blancas, anunciaban la llegada de la gélida novia, que cubría con su velo las calles, autos y tal vez, al igual que yo también,  alguien estaba siendo cubierto por la sorpresiva y suave ventisca de cambio de estación.

Recordé sonatas de piano que mi padre tocaba para que conciliara el sueño; él era pianista, murió de cólera cuando yo solo tenia diez años, por ahora solo puedo quedarme con la partitura en memoria de una canción escuchada una y otra vez, silbada sutilmente por el viento helado. El asesino de mi padre, el autor intelectual del crimen fue el verano; con su asfixiante atmósfera, vuelve a los sentidos una masa pegajosa, el  mal carácter sube en el termómetro del animo y todos esperamos que la noche caiga de sopetón, para que amedrente el hirviente vaho de la insufrible estación.

Por esa razón desprecio lo que denota una estúpida alegría veraniega, los juegos que los niños comparten divertidos al chapotear en el agua, refrescándose las risas con helado. De alguna manera el invierno se instauro en mi, acogió el dolor, congeló mis lagrimas para que ya no sufriera. Y así en la calidez de la chimenea contradictoriamente paso el invierno en su regazo, para no sentir nada, para de alguna manera irónica poder sobrevivir a los ardores ridículos del amor; porque el ser humano es voluble y así más rápido que tarde, las cenizas llegan para poner sobre la  propia garganta un nudo, ahogándote desde dentro con la angustia de un sentimiento perdido.

Ojala y esta nevada dure un poco más, porque el llanto cálido de estos recuerdos, confunden mi meta de llegar a cristalizar estos sentimientos, que pretendo con toda alevosía hacerlos dormir en la mortaja helada de mis pensamientos.

 

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

CONVERSACIONES ESCRITAS EN EXPRESIONES

 

 

 

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 

tumblr_lw6045O6211qzdzabo1_500

 

 

 

Conversaciones las hay de todo tipo, desde las más simples para pasar el rato, hasta las que te llevan a complejidades nunca antes debatidas. La segunda opción en cuanto a una larga charla de aproximadamente dos horas, es más contundente para algunas personas, que hablar del porque Lady Gaga tiene un nuevo atuendo o que chistoso tropezón dio en su último concierto.

Cuando se tienen una de esas charlas inteligentes y ves lo bien que has conversado con tu interlocutor te dices – ¡Wow! no tenía idea de que hay tantas cosas en el mundo y yo preocupándome sobre el maldito debate con mis amigas sobre si el color rosa de tus zapatos combinan con la falda de moda que me compre, o si hay 36 clases de negro y… ¿este será el número 26?, o si me cambie la ultima pestaña del pliegue del ojo porque al ir con Manuelito no me gustaba – que puedes decirle a estas personas, que cuando les toca una conversación profunda con otro individuo, hablando de otros temas diversos, se quedan sorprendidas o simplemente  asienten a todo y siguen diciendo en su cabecita en silencio: Te mirare a los ojos y te diré que si.

Realmente es interesante platicar sobre temas en general o hechos que ocurren en el mundo para dar una opinión empática, simplemente para establecer una plática amena. En particular, soy más escucha que oradora; es fascinante prestar oídos a tantas opiniones y desenredarlas en la mente, parafrasear con las palabras dichas y momentáneamente contraponer un punto –  estoy de acuerdo o en desacuerdo – aunque no se diga mas que lo necesario, es un ejercicio estimulante para el cerebro y para analizar la conversación en turno, jamás evadiendo el tema, solo reservando muchas opiniones para dar una conclusión final, enriquecimiento personal.

En las conversaciones también cabe señalar que el tipo de personas, gustos, trabajo y demás aptitudes que componen su personalidad, tiene mucho que ver con que una conversación vaya más allá o se desmorone por completo. Como al principio relacioné a una persona que tiene gusto por la moda: una chica material por ejemplo; la ponemos al punto de encuentro, con un hombre en una charla de tipo más cerebral y compleja, puede ser un ¡kabooom! Está la cuestión de querer tener sexo y escuchar sin escuchar (o es que el chico nerd tiene dinero y esta mujer no tiene otra cosa mejor que hacer que divertirse con él) o  es la simple curiosidad de descubrir que hay mas allá de los anteojos: un mundo. El encuentro de estos dos personajes es fabuloso, la revelación por parte de ella – “Vaya si tengo algo más que decir” – Y en el caso de él – “No todo lo que veo es faceta de chica hippie retro punk”-.

Cierto tipo de personas con las cuales tenemos pláticas interesantes, son gente con la que tenemos algo en común, sea lo que sea. Pero también para abarcar más nuestro léxico y hacernos unos conversadores ávidos, podemos ponernos al día informándonos de varios temas, ya sea de actualidad o de trascendencia en la historia de la humanidad, porque en lo personal, hablar del pasado es lo que más gusta al ser humano y la historia tiene muchos puntos explorables para tener una conversación interesante, asimismo leer en voz alta es un método infalible para tener una tesitura impecable al hablar.

Hay tantos puntos para desarrollar un dialogo cordial: la edad, vivencias y otras muchas cuestiones. Todo ser humano trae una conversación interior consigo mismo, recomponiendo ideas y resulta sencillo cambiar un punto de vista, cuando tenemos estas charlas en silencio o con tan solo pensarlas una y otra vez, repitiéndonos tantas opciones, para quedarnos con la que menos esperábamos elegir, pero en esencia la más acertada.

Hablar, hablar y hablar… palabras más, palabras menos, todos tenemos una conversación que espera emerger para chocar con otra, y descubrir que la gente tiene mucho que decir, aunque a veces apague el micrófono un instante, porque el silencio también es una forma de charla más detallada.

Para más literatura, comentarios y sugerencias pueden entrar a cualquiera de los dos siguientes blogs: http://almacarbajal.blogspot.com/

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑