Buscar

Alma Carbajal – Writer

Autor Offcial Web Site

Categoría

Columna

Verde,Verde, Navidad

Por: Alma A. C. Carbajal Guzmán

 

 

 

513UuSVUTbL._SX355_

 

La Navidad no es de los capitalistas,  o de los que revientan en alcohol y sonrisas tardías en el Monte de Piedad. Es de los desvalidos de sentimiento, de quienes retocan en lágrimas recuerdos rotos. Las esperanzas van hilándose con crueldad,  traumáticamente, en el reflejo tardío de una esfera de cristal, reproduciéndose en un #dejavu, que llega en una fecha inexacta, donde nadie sale invicto y con una corona de soles en la sienes. Somos todos y somos aquellos,  que buscan una sola razón para no oscilar la marcha fúnebre del péndulo entre suelo y el cuello.

 

Diciembre es el mes de las penas resucitadas,  anhelos incrustados en vidrieras que solo indigestan al alma y al espíritu. El significado se ha volcado en la gula incesante de los sentidos, el corazón no busca consuelo o reflexión, sino que late aceleradamente al ritmo de los clicks, los pitidos de la compra al pasar  el código, un código de compra y venta,  que incita, remueve las manías para exorbitar los ojos, el hambre insaciable del materialismo que no busca saciarse hasta que de la última campanada.

 

Este mes es de los olvidados, de la inquebrantable ausencia, de las continuas incertidumbres  que crecen en los lares de nuestra conciencia; de los suicidas que se arrepienten –   tiritando en el intento fallido por quitarse la angustia de la nuca – y de los que logran satisfacerla, exhalando la última de las plegarias, como escape desesperado en este hórrido mundo.

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

LA VALENTÍA PARA REVOLUCIONAR AL MUNDO

Por: Alma Angelina A. C. Carbajal Guzmán.

Hemos escuchado tantas cosas,  y a tantas personas sobre el futuro de nuestro país: que esto y el otro. Yo que no sé nada de política, no me atrevo a exponer con profundidad u opinar directamente de algunos temas, porque humildemente no tengo el conocimiento completo  sobre ese tema. Lo único que puedo decir, es que todos y cada uno de nosotros como individuos,  tenemos la valentía  de revolucionar el mundo desde nuestro interior.

Gritos, pancartas, diálogos absurdos, televisión, candidatos que solo parlan y parlan y la respuesta de la gente de un movimiento y de otro, es solo el aullido de la provocación que como espejo rebota en el adversario. No es cuestión de protestar o de ser conformista, pero si hay una opción de seguir un camino justo, por nuestros propios medios, creo que ahí está el origen del cambio, decir lo que pensamos e iniciar algo dentro de nosotros mismos, en cada conciencia. Es un cliché la frase o el lema comienza en tu propia casa; pero en realidad  ¿Quién lo hace?  A todos se nos hace más cómodo, seguir a la mayoría. Hay quienes que nada mas de ver en demasía  a los del bando contrario, se agotan, lo que provoca en  el resto  rastros de dejadez, de poca importancia sobre nuestra nación, porque en esta batalla no hay ganadores, no hay lucha, no hay cifras claras. Ni siquiera hay un campo de guerra, tal vez ni siquiera se podría llamar de esa manera, todo esto  de las contienda justa, ensalzando gestas quedo en las leyendas medievales.

Por lo menos en esos relatos o en las encrucijadas de la batalla podías verle el rostro a tu contrario, aquí, no es más que estar peleando contra tu propia sombra, contra tus miedos, contra aquellos que así sin más, tendrán que hacer la parte fea, sucia, la parte que nadie viéndose en el lugar del otro querrá hacer.

La voluntad para tumblr_mx3g4w2ZfF1s3and8o1_500erigir y regir al pueblo, no viene de designios de Dios, porque la patria que se gobierna no es divina, es terrenal y está en la naturaleza del hombre exaltar a un terreno espiritual aquello que no pertenece. En este encuentro de opiniones y dimes y diretes no hay ganadores, solo hay gente de en medio, la que no está ni a la derecha ni a la izquierda de la trinchera, la que espera que las cosas se resuelvan sin este circo de discursos ridículos detrás del estrado, compaginado con las marchas, la sangre y la provocación acumulada y en crecimiento de parte de ambas partes contrarias.

La revolución viene con responsabilidad, con lucha interna y con un poder de decisión extremo, sin que fuera poco , aquel que está en disposición de entregarse completa y enteramente a este poder (la revolución), tendrá que sacrificar, su propia sangre en todo momento y en algunas ocasiones la de quienes ama. No puedes servirle a varios Dioses, o eres fiel a tus ideales o simplemente le dejas la espada a aquéllos que pueden hacer esa labor, por desgracia , la lucha frente a frente , el valor, la gallardía , se ha perdido , el combate  ya no es justo, ni el dialogo a puño limpio.

La libre expresión se hizo para decir porque las personas estamos descontentos,  pero… ¿cómo usar esa expresividad sin generar más discrepancias?  Decir lo indecible,  para que todos conozcamos esa verdad o esa mentira, como realmente es, aunque a veces se disfracen una de otra para confundir. Con todo el corazón les reitero que aquellos que quieran tomar el poder de revolucionar el mundo, tendrán que hacerlo con la idea de verle en todo momento la cara a la muerte y a la vida, porque al final sabrán que pelearon por todos y  por cada una de sus creencias, fuera la “libertad” y venga el renacimiento. Les dejo eso a los verdaderos valientes, a lo que crean un cambio desde sus principios y crean una revolución primeramente desde el corazón.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Redactando acerca de México

Por  Alma A. C. Carbajal Guzmán.

Para quienes comiencen a redactar un libro acerca de México tenemos las siguientes recomendaciones, pero es a gusto del autor añadirlas o simplemente suplantarlas por su experiencia personal al visitar el país.

Simplemente el hecho de poner en el título la palabra México, producirá para cualquier persona que no haya tenido la oportunidad de viajar al país, un revuelo de ideas y de estereotipos sobre el mexicano, trayendo siempre una botella de tequila en mano, cantando a todo pulmón con mariachi y sobre todo haciendo fiesta por cualquier situación.

En el texto hable de México con la pasión que distingue al mexicano, siempre añadiendo el léxico para el momento adecuado de la narración y de cada región, ejemplos: “no mames wey”, “chale”, “te la bañaste”, entre otras.

México D.F. con sus más de 10 millones de habitantes en los que cada uno tiene la habilidad de una sardina,  escurriéndose entre las prisas y a empujones en cada vagón del metro. Gente por todos lados preocupándose por temas como: política (vaya que es primordial mencionarlo), chismes de la farándula, secuestro, inmigración, el tan idolatrado deporte de todo Mexicano, el fútbol y admiración hacia su equipo; pero entre todos estos temas tan diversos hay uno tan particular que anda en cabeza de todos y esto  es la pobreza extrema.

La diversidad de sonidos no se restringe únicamente a la compilación de armonías picantes del mariachi, es necesario que hable de la jiribilla en los sones jarochos, pasando por la delicadeza de la marimba, el piano al estilo mexicano. Sin olvidar los corridos, mezcla de acordeón y delincuencia. Después de todo aquí la vida se vive cantando.

Mencione la calidez del mexicano,  ya que los extranjeros son fácilmente adoptables,  no mencione la procedencia de estas personas ya sean: franceses, ingleses, estadounidenses o todo lo que tenga que ver con que la moneda valga mas aquí que en su país de origen. 

No se olvide de incluir  el sinfín de ecosistemas, agradables desiertos, playas (haga énfasis en playas sobre todo porque podrá encontrar tranquilidad, un clima agradable y mucha diversión, esto atraerá sin duda a su lector, quizá no termine de leer el libro pero seguramente pronto será un turista asiduo del país), selvas, ríos, fauna y flora. Por nada del mundo dé una descripción de la situación ambiental, este detalle tan solo atañe a los ciudadanos de la capital.

En su libro promueva lugares lindos sobre todo turísticos (ya que nadie querrá visitar o saber acerca de Tepito (D.F.), San Juan de Dios (Jalisco), la Fayuca (Puebla) a menos que algún lector le interese el comercio en algunas de las variantes mencionadas, ya sea por el folklore de barrio – único y excepcional – que se respira entre las calles, o bien por la evolución de lo que alguna vez fue un tianguis al puro estilo prehispánico. 

 Tome a México como suyo en cada párrafo, añada lo artístico de los murales de Orozco, Posadas, Siqueiros, Rivera – sin olvidar a Frida –  De igual manera, no haga tanto énfasis a los grafitis que maquillan las paredes de cada ciudad,  aunque este arte fascina no únicamente a los capitalinos, también y de forma exclusiva, a quien no vive en México.

Si su narrativa es histórica podría incluir a personajes como Zapata, Porfirio Díaz; (si menciona estos dos personajes, dará el ancho en su narración, al incluir al típico macho mexicano) para dar más dramatismo a su historia podría incluir balazos, muchos caballos, guerrilleros, Adelitas, pasajes importantes de fechas memorables, y para darle aun más fuerza, incluya frases como “Mexicanos al grito de guerra”, “Tierra y libertad”, o la actual frase que cada 16 de septiembre (Independencia de México) es de hacerse notar: “Viva México cabrones”.

A los lectores les interesará conocer la gastronomía y lo inquietante del mexicano cuando se trata de consentir al paladar, describa el éxtasis de lo picante de los platillos tales como el mole,  pozole,  tacos (sea cauteloso y no haga mención a palabras como: colitis, gastritis, reflujo o algo que tuviera con los efectos secundarios de estas típicas comidas).

 “México Lindo Y Querido” no está  por demás tener en cuenta esta canción o lema, que seguramente despertará el ímpetu por conocer, saber y descubrir cada parte de esta región mística y ancestral. En verdad es bueno tener una opinión de algún extranjero que haya visitado con anterioridad o en su momento algún estado de México en ejemplo va esta pequeña pregunta que le hice a un estadounidense – ¿Qué te parece México? – en respuesta me contestó: México, bonito, bonito –  esto es lo que comento, en el momento en que fotografiaba a un perro callejero en una calle del centro de Puebla. ¿Y ahora no creen que México esté lleno de cosas interesantísimas?  Pues que ¡¡Viva MÉXICO!!

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑