A mi padre.

Compartimos las horas,

compartimos el llanto,

yo apenas descubriendo la existencia,

tú acorazado tras el silencio, como siempre.

Jamás compartimos un ensamblaje verbal perfecto,

pero lo que narrabas con la mirada,

era suficiente,

para contarme lo difícil de los días,

el cansancio del mundo

el aturdimiento de la jornada

y el desgarre de las voces.

El silencio siempre fue nuestra lengua,

podíamos reír juntos

cantar juntos,

escuchar al pensamiento con  tregua claridad.

Gracias al silencio

                                     \ tu silencio

aprendí a despertar

con asombro,

 a todo lo que yace en mi interior.

Gracias a ti puedo ser – sin rotas confusiones – yo.

Esta obra de ALMA A. C. CARBAJAL GUZMÁN está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Pago único
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

$5.00
$15.00
$100.00
$5.00
$15.00
$100.00
$5.00
$15.00
$100.00

O introduce un importe a medida

$

Se agradece tu contribución.

Se agradece tu contribución.

Se agradece tu contribución.

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente